Estructura Académica del Nivel Primario

Estructura académica del nivel primario en el Proyecto Maryland

La escuela primaria está dividida en dos ciclos.
Primer ciclo: primero, segundo y tercer grado.
Segundo ciclo: cuarto, quinto y sexto grado.
Horario: 8 a 13h.
Esta carga horaria se distribuye de la siguiente forma:

  • Lengua: 6 horas semanales en las cuales se incluye a ortografía, literatura y metodología de estudio.
  • Matemática: 6 horas semanales.
  • Ciencias Sociales: 5 horas semanales en las que se incluye a la ética con Identidad y Convivencia escolar. En el segundo ciclo el área continua con Ciudadanía y Participación.
  • Ciencias Naturales: 5 horas semanales en las cuales se incluye a Tecnología y Proyectos tecnológicos.
  • Educación artística:

Plástica: 1 hora semanal.
Música: 1 hora semanal.
Teatro: 1 hora semanal (a partir de tercer grado).
Educación Física: 2 horas semanales

  • Inglés: 2 horas semanales.
  • Informática: 2 horas semanales aplicada a las distintas áreas en primer ciclo y en el segundo ciclo Proyecto Operadores de PC con certificación de Consejo Profesional de Ciencias Informáticas.

Los espacios curriculares específicos que se mencionan son conformados por contenidos que deben ser abordados procurando su interrelación e integración, a través del diseño y puesta en práctica de propuestas didácticas, proyectos, actividades conjuntas, que posibiliten relacionar y entramar los conocimientos provenientes de los diferentes espacios.
Los aprendizajes y contenidos vinculados a: Educación Sexual, Derechos Humanos e Interculturalidad, Educación Cooperativa y Mutual, Educación Vial, Educación Ambiental, Educación al Consumidor y Tecnologías de la información y la Comunicación (segundo ciclo) han sido incorporados a los diferentes espacios curriculares de la propuesta académica. Se entiende que las características de las mismas atenderán a los intereses e inquietudes de la comunidad educativa en sus acuerdos Institucionales, modos de organización y prácticas que involucren a todos los actores de dicha comunidad. En este sentido, lo fundamental es la coherencia entre los contenidos desarrollados y las acciones ejercidas frente a los niños y con ellos.