Educación en contexto de emergencia sanitaria

 

Se ha interrumpido la presencia escolar. La pandemia cerró las aulas y nos abrió todo tipo de preguntas. Nadie pensó ni teorizó sobre la enseñanza en estas condiciones. Estamos haciendo camino al andar. Necesitamos una pedagogía de la excepción. Una pedagogía que contemple y actúe (…). Una pedagogía que apele a la didáctica para reclasificar el currículum buscando iteraciones de sentido en vez de actividades sueltas.(…) Una pedagogía sensata, reflexiva y humana, en medio de la incertidumbre que vivimos.

de Pedagogía de la excepción: ¿Cómo educar en la pandemia?

 Axel Rivas

 

Desde el 16 de mayo estamos transitando este aislamiento social obligatorio. La aparición del COVID trajo la cuarentena y puso un paréntesis en la larga historia de la escolarización y como dice el autor estamos “haciendo camino al andar”. El punto de partida es que no se puede, por un tiempo, volver a la normalidad pedagógico-curricular como la conocíamos y trabajábamos en ese tiempo de “normalidad pedagógica”. Los aspectos estructurantes de la escuela (tiempo –espacio-agrupamientos) ya no están. Ya no está el aula física, ni el grupo de alumnos presente, ni la seño o los profesores   guiando, mediando, facilitando, observando, mirando interviniendo, ni la docencia regulada por un espacio -tiempo, ni los rituales del aprendizaje. Es un momento donde como equipo docente debemos pensar y hacer buenas propuestas de aprendizaje, que tengan en cuenta esta condición actual. Y en especial sabiendo que ahora la motivación se negocia, impone o despliega en cada hogar de maneras diferentes.

Como docentes estamos creando nuevos caminos pedagógicos, priorizando lo importante y lo necesario. En este momento debemos constantemente  reclasificar lo que se puede enseñar y aprender.